Leonor Calvera: Asera una diosa olvidada

Estándar

asera“Suprimiréis todos los lugares donde los pueblos que vais a desalojar han dado culto a sus dioses, en lo alto de los montes, en las colinas y bajo todo árbol frondoso; demoleréis sus altares, romperéis sus estelas, quemaréis sus cipos, derribaréis las esculturas de sus dioses y suprimiréis su nombre de ese lugar” (Deuteronomio. 12-2) Así, mediante estas órdenes airadas se busca preservar la nueva ley yahvista de la contaminación de los cultos a la madre cananeos.

La primera intervención para establecer esa supremacía fue borrar o desfigurar lo referente a esas deidades. Tal lo ocurrido con la palabra asera. Aparece alrededor de cuarenta veces en el Antiguo Testamento con una significación deformada de cipo, arboleda, tronco o palo cuando en realidad se trataba originariamente del nombre de una deidad.

“— las diosas eran muy conocidas para los hebreos de los tiempos bíblicos, quienes les rendían culto en los bosquecillos de la diosa Asera, (Jueces III.7, VI.25-26, 30; I Reyes XVI.33, XVIII.19) y se inclinaban ante sus imágenes (2 Reyes XXI.7; 2; Crónicas XVII. 6, etc.) No mucho antes de la destrucción del reino de Judá por Nabucodonosor (586 a.C.) las mujeres judías le ofrecían tortas como “Reina del Cielo (Jeremías VII.18) cuyo nombre sobrevive en la Biblia como el de la madre de Samgar (Jueces III.31, V.6)…”1

El proceso de monoteización lingüístico llevado a cabo fue muy efectivo porque habría que esperar recientes descubrimientos arqueológicos para restaurar el esplendor de Asera.

Asera recibió en ocasiones el nombre de Ela, “la Diosa”, la reina y madre de todo el panteón semítico. En las tabletas de Ugarit (siglo XIV a.C.) se la identifica con la siria Astaré –Anath- y también se la emparienta con la babilónica Ishtar. Entre los hititas, la diosa aparece como Asherdu oAsertu. Conforme a las más recientes teorías, Astarté sería la denominación correspondiente a la Edad de Hierro (después del 1200 a.C) de la que fuera Asera –Asherah o Attiratu- en la Edad de Bronce (antes del 1299 a.C.)2

El proceso de escamoteo patriarcal se cumplió en varias etapas. Luego de reinar omnímoda, la usurpación de sus funciones y atributos en la literatura ugarítica -sobre todo en el Ciclo de Baal- colocó a Asera como. la paredra de Ilu, la jerarquía suprema, ante quien hubo de intervenir en cuanto se relacionara con el destino o las cometidos de otros dioses. Así, en una primera instancia, quedaba subalternizada la figura de la Gran Diosa, ella, la que había conocido el reconocimiento de ser la procreadora de las especies, la madre de los “setenta hijos”.

Muchos son los títulos que le otorga a Asera la literatura cananita; entre los que se destacan ”La que dio nacimiento a los dioses”, ·La Reina del Cielo” y “La Dama que atravesó el mar” Sin embargo, cuando Baal desplazó a El pasó a ser su consorte y lo continuó siendo cuando Yahvé se impuso sobre Baal: “Y sucederá en aquel día -oráculo de Yahvé-, que ella me llamará ´’marido mío’ y no me denominará más “´Baal mío’. (Oseas, 2.16)

Pero la búsqueda de supremacía absoluta no se detuvo en ese punto sino que continuó sin piedad ni miramientos; Se procuró destruir los altares de todas las deidades, se castigó a sus seguidores, se confundieron sus símbolos. Asera se constituyó en un blanco privilegiado. El mandato es inequívoco: «Envía a reunir junto a mí a todo Israel en el monte Carmelo, y a los cuatrocientos cincuenta profetas de Baal, que comen a la mesa de Jezabel y a los cuatrocientos profetas de Asera de los que no se volverá a hablar” (1Re18:19).

Patai llega a arriesgar la teoría de que “la repudiación por parte de Dios en Ezequiel XXIII de las lascivas Olá y Oliná está dirigida contra esas diosas (Astarté y Aserá) más bien que contra Jerusalén y Samaria.”3

Lo cierto es que el nombre de la Gran Diosa hebrea se volvió tabú o, peor aún, se procuró erradicarlo como apelativo, En tiempos de los redactores finales del Antiguo Testamento se había consumado la desaparición mediante el ardid lingüístico de la metonimia, esto es, la escritura de los textos sugiere que asea es sólo un símbolo, por ello se lo traduce como “tronco”, “·cipo” o “arboleda”.

Borrar la memoria. Reconstruir la memoria. La memoria colectiva tiene juegos extraños; lo que se creía sepultado es llevado a la superficie e interpretado bajo una nueva luz. Merced a los descubrimientos arqueológicos efectuados a partir de 1929 ha vuelto a surgir la figura brillante de Asera..

La traducción de los textos ugaríticos, las vasijas encontradas en Kuntillet Arjud, en el desierto de Sinaí, muestran la conexión de la diosa con Yahveh. En muchas de esas tinajas del siglo VIII a.C. aparece una combinación de iconografía e inscripciones que muestran figuras antropomórficas y la leyenda “Yaweh de Teman y su Ashera” y Yahweh de Samaria y su Ashera”.

asera2Estos hallazgos epigráficos hablan de una etapa del ciclo de Aserá en que ya había sido destronada como Diosa única, reina de la fertilidad. Pero la figura patriarcal, que buscaba empecinadamente prevalecer y dominar, debía borrar la memoria de las diosas de la vegetación y su culto al árbol. El árbol significaba, a la vez, el conocimiento y la vida, razón de que en Babilonia se conociera a Asera como la Diosa del Árbol o la Divina Dama del Edén4 .Y sus frutos representaban tanto la comida material como la espiritual.

Por ello, los escritores bíblícos de la postrer monarquía, que odiaban cuanto recordara a Asera, dirán en el Deuteronomio 16, 21: “No plantarás ningún cipo ni ninguna clase de árbol junto al altar del Yahveh tu Dios, que tú hayas construido y no le erigirás estela, cosa que detesta Yahveh tu Dios”

Árbol-estela; un binomio significativo para datar la antigüedad del culto. Dice Mircea Eliade al distinguir las características de los cultos de la vegetación: “…el conjunto piedra-árbol-culto, constituye un microcosmos efectivo en las capas más antiguas de la vida religiosa”5. Y luego continúa Eliade clasificando el árbol como imagen del cosmos, como teofanía, como símbolo –de la vida y la resurrección- como centro del mundo. Vale decir, el árbol se proyecta en todos los niveles como representación de las diosas y los ciclos de la vegetación.

La proyección del árbol no hubo de cesar. Se mantuvo abiertamente en Roma, con los/las sacerdotes de Atis, los dendrophori, que anualmente tomaban una rama del bosque sagrado, para introducir la imagen de la diosa en el templo. Y continuó ocultamente en Europa, en las sociedades de mujeres que bailaban, como en illo tempore, alrededor de un árbol elegido.6

Y reapareció, metamorfoseado, en el árbol de Navidad de la cultura judeo-cristiana que, como los antiguos romanos, se valió de un pino para simbolizar el nacimiento como imagen sagrada.

Encubierta en sus propios símbolos que hicieron suyos religiones patriarcales, o en la esplendidez de los textos y ajuares recientemente descubiertos, Asera burló el olvido, la muerte, el desprecio, la ignorancia para volver a brillar como la Dama del Cielo, la Señora de la Luna y la Fertilidad, genitora a la que vuelve la mirada quien, sin prejuicios, reconoce la injusticia del destierro que padeció durante siglos la Gran Diosa Madre.

Referencias:

1 ROBERT GRAVES. RAPHAEL PATAI. Los mitos hebreos, Buenos Aires, 1969

2 MARK SMITH. The Early History of GodCambridge, 2002. Ver tambié, para la declinación de la figura de la diosa: LEONOR CALVERA. Historia de la Gran Serpiente. Buenos Aires, 2002

3 OBEERT GRAVES y RAPAHEL PATAI, , op. cit

4 COUNT GOBLET D’ÁLVIELLA. The Migration of Symbols. New York, 1956.

5 MIRCEA ELIADE. Tratado de historia de las religiones. México, 1972, El subrayado es del autor.

6 LEONOR CALVERA. Diosas, brujas y damas de la noche. Buenos aires, 2005

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s