Archivo de la categoría: Arlette Neyes – La artista de las nieves

ARLETTE NEYENS, La artista de las nieves

Estándar

Hace dos años tuvimos ocasión de conocer las magníficas acuarelas de Arlette Neyens. Al año siguiente pudimos disfrutar de sus fotografías, igualmente impactantes. Mientras las primeras daban cuenta de paisajes de maravilla, las segundas, también basadas en la observación de la naturaleza, se acercaban tanto al objeto que nos alucinaban con mundos paralelos.

La siguiente conversación quizá nos permita conocer algo de la vida y el pensamiento de esta artista que nos llega de las nieves

¿Dónde naciste y cuál es tu residencia actual?

 Nací en la Capital Federal, si bien en realidad mi familia vivía en Ramos Mejía. Desde hace 45 años vivo en la Patagonia Andina. En Bariloche durante los primeros 20 años,  y en Villa La Angostura los últimos 25.

foto03 Ya que escribes, pintas y también eres fotógrafa ¿Cuál de esas ramas de la creación artística te resulta más afín para expresarte?

La pintura: Para mí la pintura es una lucha, un desafío con el material para lograr lo que quiero. Pero nunca estoy conforme y creo que nunca puedo expresar totalmente mis emociones.

La escritura: Con la escritura me siento mucho más “amigada”. Asoma la inquietud entonces  escribo y digo lo que pienso, hablo desde mi fuerza interior, con mis convicciones y mi entusiasmo, tengo inspiración y pongo mis emociones al descubierto. Y luego la palabra poco a poco se me entrega más dócilmente.

Con la fotografía…  bueno la fotografía es la fiesta de las emociones. Salgo con mi cámara fotográfica y de pronto descubro un mundo sutil que se me aparece.  Metáforas entre las luces y las sombras, sutilezas de líneas y formas, dulzura en, símbolos en lo sugerido;  mi corazón se acelera, la emoción me gana y sufro de una agitación física y real, entonces debo controlar esa emoción descontrolada  y respetar las reglas que marca la herramienta, sin las cuales la emoción no sería creadora sino sólo una catarsis  inútil.

Doy por descontado que en cualquiera de las tres manifestaciones hay que tener un conocimiento de la herramienta que se usa, ya sea la pintura, la escritura o la fotografía.

¿Qué importancia tiene el paisaje que te rodea, sea urbano o rural, en el momento de crear?

Tengo poca afinidad con lo urbano. No le encuentro sutileza, no vibro en la misma onda de lo urbano.

La naturaleza es respiración e inspiración.  Encuentro un mundo inagotable de belleza en ella. Su luz cambiante  de hora en hora, de estación en estación, de la mañana a la tarde, del día a la noche, me brindan todo el tiempo ángulos de belleza, escorzos de misterio, revelaciones impensadas,  palpitación de vida en cualquier lugar en que mire.  La naturaleza crece, florece y  muere y muriendo renace.  Presiento, siento y veo su transformación en forma permanente. Gozo de su danza cuando hay viento, de su serenidad en la quietud, de sus noches insondables, de sus brotes en primavera, del silencio transparente en las nevadas, del canto de los pájaros viajeros que retornan a anidar. La naturaleza es la vida. Y la vida es misterio y asombro. Y el  Universo se abre. Fuente de  creación.

foto02¿Cuándo y porque comenzaste a pintar, a tomar fotografías, etc.?

 Desde muy chica, como todos los niños, tuve relación con la plástica, ya sea haciendo figuras con la antigua masilla con que se sellaban los vidrios de las ventanas, o pintando con pinturas para pintar puertas. Pero el verdadero interés nació cuando decidí  que  quería estudiar  Bellas Artes. Después de la secundarias ingresé  a la Escuela Manuel Belgrano y termine la carrera en  recibiendo mi título de Profesor de Pintura en la Escuela Prilidiano  Pueyrredón. En esa época las prácticas de dibujo, pintura y modelado eran muy intensas, de muchas horas por semana. Luego al terminar la carrera me vine rápidamente al Patagonia. Fue una opción de vida. La naturaleza, el espacio el inmenso azul del cielo o la vida ciudadana. No dudé.  Pero la vida en Patagonia hace 45 años era ruda, lo que llevaba mucho tiempo. Era necesario procurarse leña para el invierno, pues se dependía de ella, almacenar comestibles secos para los tiempos en que la nieve impide abastecerse en los comercios. Caminar muchas horas,  había muy escaso transporte. Largas  horas sacando nieve en invierno para poder salir de la casa. En esa época mi tarea básica fue la docencia por varios niveles   Por lo que el arte quedo restringido a la fotografía.

Mi familia siempre fue muy amiga de la fotografía, siempre se sacaban fotos con aquellas máquinas de fuelle  y negativos muy grandes. Mi papá en Bélgica en sus tiempos de estudiante  revelaba negativos  y él me dio las primeras indicaciones.  Mientras estudiaba Bellas Artes aprendí técnicas de laboratorio en los foto- clubes  Argentino y Buenos Aires. Donde fuera que me mudara instalaba mi laboratorio de fotos.  Y en Bs As. fue la única época en que ganaba dinero haciendo fotos sociales.  Cuando me instale en Patagonia la fotografía  ocupó el centro de mis expresiones artísticas  y dieron origen a varios audiovisuales.

Por otra parte junto con mi actividad docente dirigía el Centro de Estudios Folklóricos de la Provincia de Río Negro y me interesé enormemente en la recopilación de los bienes culturales del mundo indígena mapuche que se encontraban dispersos. Fue una época muy importante para comprender el pensamiento mágico de su cultura a través de los mitos, leyendas, cuentos, casos y experiencias.

foto01Pasados varios años y ya en Villa la Angostura retomo la pintura no ya al óleo, sino a través de la acuarela, que se aviene con mi forma inquita de trabajar. Me siento muy bien con la acuarela y el paisaje se refleja con la transparencia de nuestro espacio y nuestro aire del sur.

La fotografía sigue siendo una constante hasta el día de hoy.

En realidad hubiera querido hacer cine, pero nací demasiado temprano, hoy es muy fácil filmar, no sé si hacer cine pero al menos todo el mundo filma desde su Celular.

¿Sigues las reglas y normas de cada disciplina o sientes la necesidad de transformarlas?

Ya dije antes que se necesita un mínimo de conocimiento de las herramientas con las que se va a trabajar. Si se quiere ser pianista hay que aprende a tocar piano. Y así en todo.  Pero conocer la herramienta no quiere decir seguir las reglas y las normas establecidas.  El arte es ese imponderable del desequilibrio.  Y ese desequilibrio creador se da justamente rompiendo las reglas.

Pero atención, romper reglas presupone conocer las reglas para poder desobedecerlas. Romper las reglas es audacia, coraje y seguridad en lo que se hace, pero también instinto que lo se está haciendo lleva implícito una estructura interna que hace posible la expresión. El arte es un compuesto de conocimiento en el aprendizaje y de olvido en la expresión, y además la emoción es fundamental en la expresión.  El Profesor de Composición  Héctor Cartier,  decía  “los caminos para aprender es recordar, los caminos para saber es olvidar”.  Así es.

-¿Cómo compatibilizas la vida cotidiana con el quehacer artístico? ¿Cuántas      horas dedicas a lo uno y lo otro?

No es fácil que se comprenda la diferencia de vivir en una ciudad, en un departamento a vivir en el campo o en la montaña. Porque son experiencia distintas. Los problemas cotidianos  se resuelves en forma diferente. No se puede llamar al portero porque se cortó el agua. Por ejemplo: el agua no viene por red municipal en todas partes. Obtener el agua es mi responsabilidad  y el agua se extrae de un pozo con una bomba. Y se te quedas sin agua tienes que resolver tu problema. Que puede llevarte tres o cuatro horas o días. Entonces si estabas dispuesta a seguir tu obra comenzada ayer, debes posponerla. Hay trabajos de mantenimiento de la casa que solamente puede hacerse en verano y otoño, el resto del año es  imposible. La vida en estos lugares es una vida de previsión en todos los aspectos.  Eso puede determinar que los tiempos para la actividad artística sea diferente.

Se puede estar haciendo una tarea manual y pensar en cómo resolver tal o cual problema de la obra que tenemos empezada. Pero en el caso de la Acuarela es una actividad que se empieza y se termina en una sola vuelta. No es el óleo que mañana lo puedo seguir y pintar arriba de lo que se pintó el día anterior.

Por mi parte trabajo por época más que por equis horas por día. A veces trabajar en la expresión artística es pensar mucho tiempo. Otras veces es encontrar el clima emocional, otras es mucha tiempo de lectura. La actividad o más bien la acción creadora tiene diferentes caminos y  también misteriosos disparadores. Y entonces puedo estar un mes trabajando casi frenéticamente. Al menos en mi caso.

En cuanto a la escritura, hay que mantener la tensión emocional durante días ya que de una sentada no se escribe un libro.  Otras veces pasan meses sin que pueda avanzar. Y luego en pocos días escribir lo que no se logró en meses. Pero esto es así.

foto04-¿Pudiste vivir de tu obra artística?

Nunca he vivido de mis obras.  Soy pésima vendedora de mis obras. Tengo mucho pudor en ese caso. Y no sé ni valorarla económicamente ni venderla. En realidad me  han comprado  pero yo no sé cómo vender lo mío.

¿Crees que hay una mirada femenina sobre el mundo? Y si es así ¿cuál sería la diferencia con la mirada del varón?

Sí, sin dudas hay una mirada diferente de la mujer y del  varón sobre el mundo.  Creo que la mirada femenina es más abarcadora y al mismo tiempo minuciosa.  Puede ir de la visión general y al mismo tiempo al detalle. Tiene un gran diapasón. Va desde pensar y actuar en función del futuro de su hijo y al mismo tiempo piensa en la zanahoria y la vitamina B que debe tomar; que es bueno que aprenda inglés para su futuro y no se olvida de  las fechas de las vacunas. Parece simple y tonto el ejemplo, pero no lo es. El varón piensa en la empresa pero su lenguaje del domingo y lunes es solamente el futbol y durante la semana es la política y todos los días y mucha parte del día las mujeres. Las conversaciones de las mujeres son más ricas, más abarcadoras pueden llevar simultáneamente tres temas diferentes en  sus charlas y además cada una hablar de sus tema  y al mimo atender la charla de la otra. Según sus estudios y trabajos pueden abarcar simultáneamente una conversación medulosa con colegas y de pronto interrumpirse para hablar a su casa y controlar que los niños se hayan  bañado, que estén cenando y que deben ir a dormir temprano porque mañana tienen gimnasia; y retomar de inmediato a la especulación  intelectual y/o científica de cinco minutos antes, mientras, además pregunta ¿quién quiere más café?  Sin embargo creo que esto significa que tiene una mirada más rica, un diapasón es más amplio. Por lo tanto su visión del mundo es otra, muy diferente al del  varón. Quizá el varón al tener un pensamiento  más lineal menos abarcativo del contexto, intensifique más la direccionalidad de sus pensamientos. Sintetizando la mujer está más cerca del pensamiento horizontal del que habla  Eduardo De Bono que del pensamiento vertical que sigue excavando en el mismo lugar. También a la mujer se la supone mucho más sensible y con mayor capacidad de ternura que el varón. Pero estas generalidades suelen ser  injustas con las excepciones.  Puesto que hay varones inteligentes, sensibles, tiernos, considerados. Pero el pensamiento esencial de la mujer y del varón son diferentes, es una cosmovisión distinta.

Habría que investigar muchos aspectos, como los instintos maternales  de las hembras cuidando sus cachorros  por un lado y los instintos guerreros del macho imponiéndose a otros machos para retener el poder dentro de su manada.   Cuidadora de la vida en un caso y la violencia obligada del otro. Cruel destino el de la naturaleza en la que sobrevive sólo el más fuerte, el más sano, el más rápido. ¿Es por eso por lo que el varón se siente  siempre dominante frente a la mujer, más débil físicamente?   ¿Cuánto de esto está en nuestros genes? ¿Cuántos de estos principios de la naturaleza  hemos logrado “educar” o reprimir en función de una convivencia social?  ¿quizá habría que decir una conveniencia de convivencia social?  Profundamente ¿seguimos siendo un  lobo estepario?  Me queda siempre una pregunta sin contestar, el varón es el único macho entre los mamíferos que mata a la hembra por puro sentido de poder.  ¿Por qué?

Bueno estoy lejos de tu pregunta inicial, pero es bueno reflexionar  siempre sobre esto.

¿Tuviste dificultades en tanto mujer para practicar tu arte y  hacerlo conocer?

No, no he tenido  dificultades en ese sentido. Pero partamos en principio que yo no he estado en los medios competitivos. He trabajado en soledad, he expuesto y editado en soledad. Reconozco que no tengo capacidad personal para promoverme y soy la única responsable. Solamente desde hace tres años que expongo en Buenos Aires. Y esto es gracias a Leonor Calvera que me abrió las puertas del Museo Roca y a María Inés Rodriguez Aguilar, Directora del Museo, que me acogió con afecto.