Archivo de la categoría: Susana Cattaneo: Margaret Mead: Una vida para el futuro

Susana Cattaneo: Margaret Mead: Una vida para el futuro

Estándar

Coinciden ideas de diferentes personas en que los seres humanos primero vivieron en lo que se denominó “matriarcado”. En principio, parece haberse endiosado a la mujer: ella paría gracias a los elementos naturales sin que el varón participara en la concepción; éste tenía otro tipo de valores y se piensa que había un equilibrio entre ambos (mujer y hombre).
Es de lamentar, pero ese equilibrio sufrió una ruptura y con el tiempo la mujer fue considerada inferior. Esta supuesta inferioridad tuvo su más alto umbral en el régimen talibán.
No estoy escribiendo este artículo para desarrollar la historia de este sojuzgamiento y la batalla que dieron muchas mujeres. Sería algo extensísimo. Sí es mi intención hacer un homenaje con este recordatorio a una de esas mujeres que dieron batalla: Margaret Mead, mujer que estaba convencida de que su paso por este mundo tenía que ampliar el conocimiento que se tenía del mismo.
Nació en Filadelfia y después de sentir una gran inclinación por el arte, decide ingresar al Bernard College. Posteriormente profundiza en antropología en la Universidad de Columbia, donde obtiene el doctorado.
El amor por la poesía la une a un hombre, Luther Cressman, seminarista protestante que amaba esa rama del arte, pero ese matrimonio que se realizó a sus 22 años, caducó por las enormes diferencias personales.
Ya separada y con su licenciatura, parte a las islas Tau del grupo de Samoa, en Oceanía.
En esas islas encuentra menos represión sexual y mayor libertad en todos los sentidos. Corría el año 1925.
Estas investigaciones fueron hechas como estudiante de pre-grado y ha habido desacuerdos con sus ideas, pero su posición como antropóloga pionera permanece firme, Escribió de forma muy clara para que cualquier persona pudiera entender sus trabajos.
Enriquecida de experiencias, escribe “Adolescencia y cultura en Samoa”, en 1928.

MARGARET MEAD
Vuelve a Estados Unidos y trabaja de docente y se casa con Reo Fortune con quien publica, más adelante, “Educación y cultura en Guinea”.
Va viajando por Europa y más tarde realiza en su país un trabajo con los indios Omaha. Su naturaleza nómade y llena de entusiasmo la lleva a Nueva Guinea y se instala en las aldeas de los arapesh. Investiga sobre la influencia de los roles sexuales en la cultura, entre otras tantas cosas,
Uno de los libros que escribió y que es de suma importancia lo tituló “Sexo y temperamento en las sociedades primitivas”.
Tanto los caníbales como los cazadores de cabezas la ayudan para que ella siga investigando.
En sólo dos años da a conocer al mundolas costumbres y memorias de treinta culturas de la región.
Se separa de su esposo y en Inglaterra vuelve a casarse con George Bateson, antropólogo británico, con quien parte hacia Bali para permanecer allí tres años.
Regresa y tiene una hija, Mary Catherine; trabaja de docente y hace una vida muy activa. Recibe el título honorífico de “Doctora en Ciencias”, preside asociaciones, publica sus trabajos constantemente, dirige la Asociación Antropológica Americana, por nombrar algunas de sus actividades de enorme trascendencia.También tengamos en cuenta que obtuvo el premio “Medalla presidencial de la Libertad”.
Advierte en sus escritos que el modo de vida americano corre peligro; también la existencia de la humanidad amenazada por la fabricación de bombas, el ejercicio del poder, la incomunicación.
Margaret Mead fue una persona que combatió el racismo, lo que le dio muchos amigos y enemigos.
Siendo abuela, conoció algunos nietos y bisnietos de aquellos samoanos que le abrieron sus hogares.
Para sus últimos años, eligió como compañera íntima y profesional a RhodaMétraux, también antropóloga, con quien convivió desde 1955 hasta su muerte en 1978.
Falleció en Nueva York cuando le faltaba un mes para cumplir 77 años.
Margaret Mead es una mujer que dio impulso al mundo hacia adelante, hacia una evolución indiscutible.

Anuncios