Archivo de la categoría: María del Carmen Suárez. Ocultamiento de lo real en la obra de Nélida Piñón

María del Carmen Suárez. Ocultamiento de lo real en la obra de Nélida Piñón

Estándar

Paul Brunton señaló que el poder oculto no debe ser buscado mientras no se haya vencido en gran parte la batalla del autodominio; uno de los peligros de la experiencia oculta, si está alejada de la formación filosófica, es la arrogancia del ego, que hace que el ser se considere muy elevado y sobreestime su posición espiritual.

Sri Aurobindo, alrededor de los mismos años, o sea las primeras décadas del siglo XX. escribe que el ocultismo incluye el conocimiento de los mundos suprafísicos, pero es rechazado bajo la alegación de que está desprovisto de bases confiables. Agrega que el ocultismo genuino es la busca del lado oculto de la fuerza-naturaleza secreta.

Los relatos del libro “Sala de armas” de la escritora brasileña Nélida Piñón están impregnados de lo sobrenatural, poniendo velos a la realidad, trasladando su escritura hacia territorios  que quieren hallar otros senderos.

El lenguaje actual es inadecuado  para esta escritora, por lo tanto hay fisuras, fragmentaciones, huecos, y es alli donde se percibe la tensión por encontrar realidades trascendentes y expansión de conciencia hacia esa otra realidad que proviene del aquietamiento y la convicción de la existencia de otros mundos en este mundo. Ella rompe con lo tradicional, ya sean las normas de familia, lo social y  la sexualidad. Su esquema deviene de otra óptica, siempre diferente a lo establecido, a lo impuesto por reglas que convienen sólo a los que detentan la manipulación de masas, el control y distribución de la riqueza y los medios de comunicación masivos.

nelidapinon

Nélida Piñon

Es  una rebelde, y como tal oculta, rechaza lo real para crear otro mundo. Apela a lo grotesco, a la distorsión, se sumerge en el mundo externo y le pone velos, se hunde en su universo interno y saca la luz a la superficie. Todo cobra otra dimensión. A veces es cruel, pero detrás de la máscara resplandece el amor a los seres, los objetos y los animales.

Cuando contaba diez años viajó a Galicia, tierra natal de sus padres, donde permaneció dos años. Las vivencias allí fueron fundamentales; en sus libros  se revela el amor por sus dos patrias,  Brasil y la región de Galicia.

Esta escritora nacida en Vila Isabel, Río de Janeíro en 1937 apela a la magia de los celtas que irrumpe en su obra. La autora recuerda que, al llegar a España, su familia gallega (de Cotobade) la abrazaba como si hubiese recuperado un objeto perdido.

“Vivir entre ellos me ofreció una sensación de pertenencia en relación al mundo” reveló. De pequeña hablaba gallego y en 1984 publicó  “la república de los sueños”, un homenaje a la Galicia medieval y también una visión de América desde el punto de vista de los inmigrantes.

Subrayó que Brasil y España “se plasman en mí con mucha naturalidad, sin ningún sufrimiento o división, sólo hubo adquisición, detalló, añadiendo que tener un corazón andariego es una elección”

Su textualidad perturbadora nos recuerda a dos grandes  creadoras, la uruguaya Marosa Di Giorgio y la brasileña Clarice Lispector, en el sentido de ver más allá de lo tangible, creando códigos  personales para acercarse y ver detrás de los espejos.

Buceadora de los conflictos humanos, sociales, Piñón permite que lo inverosímil nos inquiete por la posibilidad de ser verdad; ella va tejiendo una existencia oculta detrás de cada situación y personaje.

Dueña de una visión que altera lo real, encubre con permanente transgresión y transforma mediante el ocultamiento, creando universos paralelos, fascinantes, que apasionan, nos agitan y nos lleva a la reflexión.

Algún  que otro personaje se disfraza para ser otro, para huir de la realidad situándose en un sitio fuera del tiempo, del espacio, creando  un singular modo de existencia. Adoptan mecanismos de escape , de fuga, entrando en éxtasis como los derviches para conectarse con misterios insondables. Se desplazan, quieren huir, no desean estar aprisionados a la norma social impuesta. Esos  personajes son ella misma queriendo rebelarse contra la racionalidad pacata y  represora de una sociedad que pretende regular, dominar, para imponer categorías de vida que en general los creadores soslayan.

La escritora nos recuerda a Unamuno cuando expresa “Y es que en rigor la razón es enemiga de la vida”. Todo lo vital es irracional y todo lo racional antivital, porque la razón es esencialmente escéptica”.

Anuncios